RESOLVEMOS TUS DUDAS: 628 842 611

 

El jamón ibérico a través de los sentidos

   El jamón ibérico a través de los sentidos

 

El jamón ibérico a través de los sentidos. Para realizar una buena cata y saber apreciar un buen Jamón ibérico lo más importante es tener un buen ejemplar, una materia prima de calidad. Partiendo de esta premisa, resulta necesario considerar que para apreciar un jamón todos sus matices, se debe probar, no sólo con el sentido del gusto, sino con todos los demás.

Apreciar un buen jamón ibérico a través de los sentidos es una auténtica experiencia, ya que los sentidos son las herramientas con las que se construye la memoria. Están expuestos a multitud de estímulos externos, por lo que sólo se recuerda un cinco por ciento de lo que se ve, un dos por ciento de lo que se escucha y un uno por ciento de lo que se toca.

  • A través del sentido de la vista se distinguen los colores de las cosas, su tamaño y distancia con respecto al resto de objetos. Con la vista se aprecian las tonalidades del jamón, cómo está formado y su brillo. La grasa es un elemento clave en una pieza de jamón ibérico y gracias a la vista se observa dónde está colocada, su color y su veta.
  • Escuchar da muchas pistas de lo que va a suceder en un futuro inmediato. A través del oído, reconoceréis de qué parte del jamón ibérico va a ser la loncha que vais a saborear. El sonido será más seco cuanto más cerca se haga el corte del hueso de la pieza.
  • El tacto permite sentir las cosas que se tocan, conocer las características concretas de un objeto como la dureza o la temperatura. Al acudir a una cata de jamón ibérico, se sabe que se está consumiendo una pieza de buena calidad cuando la loncha es untuosa en los dedos, deslizante y con fibras firmes.

¿Qué sentidos son los más importantes?

Los sentidos que tienen mayor importancia a la hora de probar el jamón ibérico son el gusto y el olfato. Prueba de ello es que se recuerda un quince por ciento de lo que se come, y un treinta y cinco por ciento de lo que se huele. Estos dos sentidos colaborar en la apreciación de la calidad de un jamón ibérico por las siguientes razones:

  • El gusto es el sentido por excelencia de los alimentos. Cuando se degusta un buen jamón ibérico se aprecia su jugosidad y la intensidad de su sabor en el paladar.
  • El olfato es muy importante a la hora de realizar una cata de jamón ibérico. Si se huele un auténtico jamón ibérico de Guijuelo se comprueba que, este tipo de piezas, posee un aroma agradable e intenso.

www.excelenciademonesterio.com

Comience a escribir su búsqueda arriba y presione hacia atrás para buscar.